Tres botellas de vino al mes

Una pregunta que parece sencilla se merece una respuesta aún más simple. ¿El vino en España está en crisis? No. Por supuesto que sólo es una opinión. Fundada, positiva y con una visión a medio plazo. Y por supuesto que no soy propietario o accionista de bodega alguna. ¿Las bodegas están en crisis? Más o menos, pero todo tiene remedio. Todos los indicadores mostraban una tendencia en España que, en líneas generales, no ha sabido ser vista por las empresas bodegueras. O ha sido desdeñada por éstas. Que también. Sucedía que empezaba a ser significativa la inclinación de los españoles por el consumo de vino en los hogares en detrimento de la hostelería, una evidencia que se mostraba ya en los últimos años, por supuesto antes de este fatídico año 2020.

Brexit en el Reino Unido, nueva política arancelaria en Estados Unidos y ahora el maldito Covid-19. Reino Unido y Estados Unidos han sido, y son aún, dos de los grandes importadores de vino español y el Covid-19 ha cerrado la hostelería en España. Y, sin embargo, hay luz. Ocurre que a lo mejor las bodegas tienen que cambiar de carretera para ver la luz y ya se han pasado el desvío. Quizá tengan que dar la vuelta. Quizá no lo hagan porque confían en el horizonte que contemplan…

Un amigo, propietario de una pequeña bodega de Valladolid, me comentó hace algunos años, y venía al caso: “Me he gastado ocho mil euros los dos últimos meses en posicionar mis vinos en Europa”. Y le pregunté: “¿Cuánto te has gastado en España?”. Respuesta: “Cero euros”. Así nos va, y nos va así porque la suya no era una posición ajena a una realidad que se puede comprobar, por ejemplo, en ProWein cada año. Decenas de bodegas españolas de las que no teníamos constancia, o que viven ausentes de nuestro país, allí están año tras año. ProWein, desde mi punto de vista, es la mayor y mejor feria de vinos del mundo. Por cierto, hace solo un par de semanas otro bodeguero, de tamaño medio, me comunicó que deja al mínimo su inversión en España y dedicará todos sus esfuerzos a la exportación.

Las bodegas tienen, hoy, un problema de excedente de vino. Y más que viene, porque todos los indicadores, hasta el momento, pronostican una gran vendimia en este 2020. Gran en cantidad, al menos. Tienen dos opciones. La lógica es un trabajo exhaustivo en el campo. La otra, a verlas venir. Esto es como la tendencia al incremento del consumo de vino en hogares. Pues las bodegas, a verlas venir. “¿Vas a poner una tienda en tu web?”. “No, que los distribuidores…” “¿Estás intentando meterte en las grandes superficies?”. “No, tú no sabes lo que nos aprietan en precios”. A verlas venir.

Y acabamos. Por fortuna para los audaces que hayan llegado hasta aquí. En España se bebe vino, y esa es la otra gran tendencia actual. En España aumenta su consumo (sin dientes de sierra) en los últimos tiempos. Si nos atenemos a las cifras facilitadas por el Observatorio Español del Mercado del Vino, estamos en 22.3 litros por persona al año. Si nos comparamos con otros países, puede ser poco. Sin embargo, si apartamos de la ecuación a los menores de 20 años, llegamos a los 27,7 litros por persona. No es otra cifra más porque tiene, desde mi punto de vista, un gran significado. Supone que cada persona que vive en España se bebe 36 botellas de 0,75 litros al año. Tres botellas de vino al mes. No está mal.