Vallegarcía Viognier 2018

Un hombre bueno

Montes de Toledo, con la ciudad de Toledo al norte y el Parque Nacional de Cabañeros al sur, “rodeado de valles y sierras, el viñedo de Vallegarcía se alza en La Raña, un lugar especial desde el que observar el mundo”. Esta descripción de la bodega nos sitúa en los dominios de la uva viognier, que desde allí reina en España. Pago de Vallegarcía, sí, dominio de un hombre afectuoso, muy agradable en el trato, que siempre pretendía que te sintieras cómodo. Atesoraba Alfonso Cortina, por supuesto, decenas de distintos elogios. Sin embargo, me quedo con una de las virtudes asociadas a su persona desde el punto de vista de un hermano mío que le conoció mucho más. Era un hombre bueno. Víctima también del coronavirus, deja desde el punto de vista vinícola un importante legado a su familia que personalizo en Vallegarcía Viognier, un blanco de luz, de placer, de infinita belleza, exquisito en la boca, untuoso, fresco, elegante… Estamos ya en la añada 2018, quizá demasiado temprano para este vino, pero la demanda es grande y será el tiempo en botella un remanso ideal. Se merecía Alfonso Cortina el éxito en este mundo del vino. Siempre. Se lo merece.

Puntos: 93. Precio: 20-25 euros. Añada: 2018. Variedad: viognier. Origen: Pago Vallegarcía. Bodega: Pago de Vallegarcía. Dirección: Retuerta del Bullaque (Ciudad Real). Tel: 925 421 407. Web: vallegarcia.com